Relatos Leído: 14702 veces.

Untitled Document

Cuentos Chinos III - Miradas Reales

Me llamo Cielo de Primavera y junto a Flor de Ciruelo solemos ser requeridas por el Emperador, ambas. El es un hombre particularmente inteligente y refinado, cosa que no suele ser común entre Emperadores, hombres de la corte o del pueblo. Una vez al mes, raramente mas, ordena que seamos llevadas a su presencia, esto sucede siempre por las noches, en las primeras horas. Para entonces han terminado de bañarlo, por segunda o tercera vez en el día, depende si es verano o invierno; y se encuentra ya preparado para gozarnos.
Flor de Ciruelo y yo llegamos a sus aposentos siempre un poco excitadas de antemano, ella sabe perfumarse con especial talento y me enardece olerla, mientras apuramos a los servidores que nos trasladan en sillas de mano por los corredores. Sabemos que clase de juegos son los preferidos del Emperador. Todo comienza mas o menos de la misma manera, nos hace preguntas sobre otras concubinas de Palacio, se divierte mucho con los chismes y habladurias de las mujeres, o con la imitación de sus voces, las hay provenientes de todos los puntos cardinales, y de los diferentes acentos, y también de sus chillidos que es una mis especialidades. El aparenta ignorar, lo hace siempre como por primera vez, que nosotras dos no necesitamos de los hombres para sentir un placer tan intenso o mas, que el que nuestro señor nos proporciona. Con una ventaja, podemos llegar al climax si nos lo proponemos, mas veces que ellos. A veces soy yo quien ayuda a mi amiga a ser penetrada, el Emperador se sienta en el lecho y ella de espaldas a él toma su miembro para acompañarlo o se acaricia, mientras tanto. Otras veces le acerco una copa de zumo de frutas.
Relatos Eroticos - En un bosque de la ChinaNinguno de los tres bebe alcohol, y nuestro señor es capaz de demorar en vaciar la copa que le ofrezco tanto como demora en vaciarse, por primera vez, dentro de nosotras. Entonces me impaciento un poco, no veo el momento de reemplazar a Flor de Ciruelo y que me abrace, como antes los he abrazado, o comenzar a lamerla. El Emperador, saciado de ambas, se recuesta y encuentra gran placer, luego, en contemplar nuestras caricias y besos. Sospechamos que es esto último el principal motivo por el que nos requiere. Somos muchas las concubinas de Palacio, pero muy pocas las dueñas de un saber tan exquisito para el amor entre iguales como Flor de Ciruelo y yo.
Se me ocurre pensar que no va a pasar mucho tiempo mas para que, nuevamente llamadas a presencia de nuestro Emperador, nos encontremos con alguno de los dibujantes o pintores de Palacio con todos sus utensilios, listo para hacer un retrato de nosotros. Imagino que esa ocasión en que con alguien mas, que nos observe y sea al mismo tiempo por nosotros observado, será especialmente excitante.

Traducido del mandarín por Prilidyano Buster.

Volver al Inicio de Relatos


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: