Relatos Leído: 15921 veces.

AEROTICA - En un bosque de la China - Relatos Eroticos - Relatos Eroticos Sensuales, de Sexo, Gratis

La Mamá del Condiscípulo - VIII

Emelina en nervioso forcejeo logró bajar la cremallera de la bragueta del muchacho y sacar a la libertad el enorme pájaro venoso que vibraba erecto. Comenzó a chuparlo con ansiedad y delicadeza a un mismo tiempo.

Como ella seguía de pie, levemente agachada mientras succionaba el miembro, él se atrevió a meterle la mano por debajo de la falda y a acariciar el jugo tibio que manaba de sus calzones, que, confundidos con los abundantes vellos, hacía crecer el deseo del turbado adolescente.

De un manotazo le bajó las bragas y suavemente fueron cayendo los dos cuerpos sobre la alfombra.

La mujer dejó de mamar el pene y lo apretó suavemente con la mano hasta introducirlo sin dificultad en su vagina abultada y lubricada.

Tiziano metió el resto del miembro como si ya conociera ese exquisito territorio. La mujer cerró los ojos y comenzó a gemir como enloquecida.

El muchacho, con el rostro congestionado, colorado como el sol llanero, clavaba incesantemente su pene dentro de la vagina de Emelina.

Luego de zigzaguear con maestría durante largo rato, ésta le murmuró al oído un “vente ya” que hizo que de su pene brotaran gruesas gotas de leche caliente que la mujer iba aceptando con una sonrisa parecida a una mueca delirante, mientras jadeaba, absolutamente feliz.

Un minuto después, los dos, el uno sobre la otra, agonizaban dichosos y extenuados como si hubieran liberado sus conciencias, y sus cuerpos hubieran quedado completamente vacíos.

Página siguiente

Páginas: 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9

José Luis Díaz Granados.

Volver al Inicio de Relatos


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: