Relatos Leído: 8347 veces.

AEROTICA - En un bosque de la China - Relatos Eroticos - Relatos Eroticos Sensuales, de Sexo, Gratis

En un bosque de la China

Ella se llama Cielo de Primavera, es una de las concubinas favoritas del Emperador y de su Primera Esposa, nos contó. En Palacio muchas tareas deben ser cumplidas a diario y con esfuerzo si no quiere uno caer en desgracia o aún peor, ser castigado con dureza, pero si se es despierto, y nosotros tres lo somos, se encuentra la ocasión de pasar buenos ratos. Por ejemplo, Lin Piao, el enano, va y viene a su antojo y rara vez es llamado, basta que esté disponible cuando algún personaje de la corte lo requiere. Nos hicimos amigos un día que me vio esconder una botella de aguardiente que conseguí sacar de las despensas reales. Con mucho tacto (Lin Piao sabe ser gentil cuando quiere) me habló de su afición al aguardiente, y que era capaz de guardar secretos. Fue el comienzo de nuestra amistad y del intercambio de confidencias. Supe así de su extrema afición por las mujeres de cualquier edad y origen. Que las campesinas le otorgaran sus favores a cambio de dinero o pequeños regalos no puede sorprender a nadie, pero que algunas mujeres del Palacio, y no las de menor rango, también lo hicieran, no dejó de ser una novedad para mí. Cielo de Primavera era una de ellas.

Relatos Eroticos - En un bosque de la China Pronto llegó el verano. En las primeras horas de la tarde, cuando casi todos los señores dormían la siesta, costumbre que el propio Emperador no desdeñaba, Lin Piao y yo nos reuníamos para beber. Así, entre trago y trago, me confió su problema con Cielo de Primavera; ella quería hacer el amor, he suavizado la frase que usó el enano, al aire libre, bajo la sombra de los árboles. Y eso, capricho de favorita al fin, no era nada fácil de realizar. Los eunucos de Palacio, aunque también dormían a esas horas, no dejaban de ser un peligro mortal de ser descubiertos por alguno de ellos. El principal problema consistía en que Cielo de Primavera no podía huir para esconderse en caso de que alguien se aproximara, sus pies, como los de todas las damas de Palacio, estaban deformados. Y el enano pese a su fuerza no podía cargarla en brazos. Fue entonces cuando le dije que yo podía cargar en brazos a Cielo de Primavera. Lin Piao, sin sorprenderse, decidió que hablaría con Cielo de Primavera sobre incluirme en sus juegos. Una tarde especialmente calurosa, salimos los tres por una de las puertas secretas. Lin Piao vigilante abría la marcha, yo llevaba a Cielo de Primavera sobre mi espalda. Ella había puesto sus bracitos en mi cuello, el roce de sus pechos, su aliento cercano, habían provocado una erección que no pasó desapercibida para el enano que me observaba, cada tanto, con una sonrisa. No nos alejamos mucho, sólo lo suficiente para no arriesgarnos. Nos detuvimos bajo un gran árbol del bosque, como quería Cielo de Primavera, cerca pero a la vez ocultos, de un sendero demarcado con bambú. Los tres estábamos muy excitados. Antes que pudiera darme cuenta Lin Piao, desnudo por completo, se acomodó contra el tronco abriendo las piernas. Ella, entendí entonces por qué había cargado con el pequeño cojín de seda roja, casi desnuda se acostó sobre su vestido y de prisa comenzó a lamer el pene, Pequeña Flecha lo llamaba, del enano. De espaldas, Cielo de Primavera, sin descuidar sus atenciones para con Lin Piao, parecía ofrecerme su bien formado trasero. Elegí entrar en ella de modo usual.

Traducido del mandarín por Prilidyano Buster.

Volver al Inicio de Relatos


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: