Relatos Leído: 12925 veces.

Untitled Document

Clarita en tarde soleada.

A la madre de Clarita le gustan los baños de inmersión, pasa horas dentro de la bañera. Fue su hija quien tuvo la ocurrencia de espiar para verla desnuda, me convenció sin esforzarse. Nunca antes había visto una mujer desnuda, salvo en unas fotos que Lucas llevó al colegio y que el profesor de castellano le quitó, sin amonestarlo y sin devolvérselas. A la hora en que su mamá se bañaba nosotros dejábamos de hacer nuestras tareas de colegio y, en total silencio, la mirábamos por el ojo de la cerradura turnándonos. La ví parada de frente, probando la temperatura del agua con una mano, de espaldas a nosotros, dentro de la bañera con el agua casi tapando sus pechos que imaginé eran pesados no como, algo que supe mas tarde, los de Clarita. A veces la madre leía una revista, otras un libro, otras veces no hacía nada mas que quedarse en el agua caliente con los ojos entrecerrados.
Clarita dijo, una tarde en que nos aburríamos, que ella era distinta a su madre. Solo por contradecirla dije que no, que madre e hija eran iguales, como dos gotas en el agua agregué con malicia. Clarita no respondió, me miró largamente y sentí que me traspasaban sus ojos. Al rato guardé mis cosas y salí de la casa. Mientras caminaba pensando en ellas dos supe, intuí mas bien que entre Clarita y yo algo había cambiado, no supe definir qué.
La tarde siguiente, soleada y calurosa, Clarita y yo estudiábamos, su madre se acercó para preguntar si queríamos tomar algo frío, luego se encerró en el baño. Poco después Clarita subió a su habitación a buscar un libro, regresó enseguida y me pidió que la ayudara a buscarlo porque no lo había encontrado, pasamos frente a la puerta del cuarto de baño y escuchamos el ruido del agua, esa vez no nos detuvimos a espiar.
En el cuarto de Clarita, inundado de luz, ella se desnudó frente a mí que la miraba sin sorpresa, luego se recostó en su cama y pidió que me acercara. Clarita era diferente a su madre, en la plenitud, los muslos de aquella eran un poco gruesos mientras que los de Clarita eran casi como los mios. Supe también por vez primera de la liviandad de sus pechos y del color trigo de su pubis, que en la madre era negro. Pero ambas tenian, lo descubrí en el momento, un mismo y sutil olor a levadura.

 

Volver al Inicio de Relatos


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: