Relatos Leído: 13873 veces.

Camarote de primera


Autor: Carmen Torres

 Delante de mi, como si fuera una gran pirámide , con la misma majestuosidad, se encontraba una gran mole flotante , sus dieciséis pisos, sus chimeneas por las que no cesaban de emanar humos, delataban la actividad que dentro se vivía.

Como adorno, se colgaban numerosos salvavidas, tapizados en color naranja en cada planta.
 
 Por la escalinata, no dejaban de subir y bajar gentes, acompañantes ,
 amigos , unos con cara de alegría porque se iban y ......otros con caras de
 envidia ......por quedarse en tierra.

 El panorama era muy variopinto, maletas de colores , señoras con sombreros, otras con pañuelos , vestidos largos , pantalones piratas , etc.... en fin ,una pluralidad de modelitos..... para todos los gustos .

También los hombres ponían su nota de colorido. De todas las edades .... se disponían a disfrutar de esa travesía que se prometían a si mismo que lo pasarían muy bien y que seguro que en este viaje..... , podrían encontrar a su medía naranja, ya que se trataba de un viaje para corazones solitarios . El denominador común..... era la ilusión de dejar atrás a esa fiel y desagradable compañera llamada soledad, que hasta esos momentos ....era inseparable .

Yo acababa de llegar , un familiar me acercó hasta el embarcadero, no era la primera vez que hacía una crucero, me gustaba mucho viajar de este modo , lo encontraba muy cómodo y divertido , habida cuenta que en los días que duraba la travesía , además de poder visitar muchos lugares de las costas donde íbamos atracando, también cabía la posibilidad de conocer gente maravillosa .

Llevaba, puesto para mi llegada al barco , un vestido largo con unos finos tirantes , abierto a los lados , estampado en colores , naranja y blanco que con mi piel muy bronceada, hacía un bonito contraste, unas sandalias color naranja de altísimo tacón, haciendo juego , estilizaban aun más mi silueta esbelta .Mi pelo largo rojizo , lo ataba con un pañuelo blando de gasa , como en una cola de caballo, unas enormes gafas ribeteadas en color .blanco .....me daban un aspecto un poco misterioso , y al mismo tiempo muy atractiva ..Llegue al salón donde nos reparten las llaves de los camarotes, al fondo..... , esperando como todos... que le llegara su turno, estaba él...... , paciente , con un gesto un poco burlón, apoyado en la barandilla de la escalera que bajaba hacia los camarotes de primera clase . Sin saber el porque y el porque no , nos miramos con mirada de complicidad, se nos notaba que estábamos ya un poco impacientes de la espera ,por el momento éramos dos grandes desconocidos , si siquiera presentíamos lo que en unos momentos iban a cambiar nuestras vidas. De pronto dijeron un número y vi como él cogía su equipaje y....bajaba las escaleras, yo seguía esperando, esperé como tres minutos más y......dijeron mi número hice la misma operación y descendí por la misma escalera que el viajero desconocido .

Me adentré en el pasillo distribuidor , era largo con olor a brea , las alfombras amortiguaban los pasos , unas lámparas de luces tenues iban alumbrando los pasillos. Estaba todo previsto para el confort y el descanso de los viajeros . Mirando los números llegue a mi camarote . mientras que abría la puerta, y me disponía a meter mis maletas ,con un poco de dificultad ......de pronto detrás de mí oí una voz pastosa y varonil .....que me preguntó , ¿puedo ayudarte? .....volví la cabeza y allí estaba él ,ahora al tenerlo más cerca , pude apreciar mejor sus rasgos . Era como de unos 50 años , entradas plateadas, cejas espesas ojos negros y de mirada muy profunda , de esas miradas que te sientes cohibida porque parece que penetran en lo más profundo de tu interior .pero algo tenía que me sentía atraída por él, algo se movió dentro de mi., su estatura casi de un metro ochenta ó algo más, su cuerpo atlético y bronceado me inquietaba .....me excitaba, era .......un hombre .....tremendamente atractivo.

En unos de los movimientos que hicimos para meter las maletas dentro, sin intención -nos rozamos las manos....... , como si nos hubieran tocado un resorte , nos miramos directamente a los ojos , en este momento sentí un estremecimiento desde los pies al último cabello de mi cabeza.
Le di las gracias y nos despedimos .

Llegó la hora de la cena , me vestí con un maravilloso vestido color mora-do muy escotado, calzaba una maravillosas sandalias plateadas con un tacón de vértigo ,muchos collares plateados de cadenas y mi melena suelta , se sentía segura de mi misma , francamente atractiva .un esplendido escote mostraba el comienzo de mis pechos muy bronceados.

La casualidad , quiso que nos hubieran asignado la misma mesa en el comedor , estábamos sentados el uno frente al otro , así podíamos hablar- directamente , notaba que no me quitaba ojos, es más me devoraba con la mirada , yo me sentía nerviosa , agitada , notaba que su mirada inquietante alteraba mi ritmo cardiaco ..... De pronto noté por debajo de la mesa como su pié tocaba mi pierna ......una sensación como de descarga, recorrió mi cuerpo, creo que mis mejillas se ruborizaron no se si en realidad de excitación o de pudor .......Cuando la cena hubo concluido , nos levantamos y pasamos al salón donde una música muy sensual y cálida sonaba con ánimo de atraer a los pasajeros . Sin pensarlo me arranque a bailar sola, moviendo mis caderas llenas de voluptuosidad y cimbreando mis pechos , emitiendo mensajes al macho , le estaba envolviendo como la araña a la presa, quería tenerlo , gozarlo , Ramiro ,que así se llamaba . agarro una de mis manos y me hizo girar a los compases de la música caliente del Caribe . Los dos estábamos dejándonos llevar por el calor de la pasión que esos ritmos transmiten .Poco a poco, nos fuimos alejando de la pista , saliéndonos a cubierta .

Hacia una noche de luna llena ¡ esplendida¡ , su reflejo se proyectaba sobre la cubierta del barco , estábamos solos , la música se seguía oyendo aunque el ritmo .....había cambiado... . . ahora era una música tranquila , para que las parejas, pudieran bailar muy juntos y sentir sus cuerpos . Nos dirigimos hacia un rincón donde me apoyé en la barandilla, desafiándole con mi mirada y presentándole provocativamente mis pechos sentía que mis pezones estaban excitados . Ramiro se acerco a mi, tomo con su mano mi barbilla y beso mis labios ...mirándome a los ojos me dijo...me gustan tus labios ...los suyos eran cálidos, gruesos ,sensuales, me volvían loca, me notaba excitada , me atrajo hacia él abrió un poco más el escote de mi vestido y besó mi cuello.....,mis ojos volvió a besar mis labios ....me gustaba morder su lengua estaba excitada ..muy excitada ......deslice mi mano hacia su bragueta y......vi , que.....él.... también estaba muy excitado. Su miembro estaba duro, abrió su pantalón y saco su pene , me tomó una pierna y la puso apoyada en una de sus caderas ,me arrancó el tanga y metió su miembro en mi reducto oscuro y profundo , al sentir su calor empecé a mover mi cintura al mismo tiempo que él movía su cuerpo ... mientras.... nuestras bocas se unían , las salivas se mezclaban .nuestros cuerpos se retorcían de placer ........de pronto...noté como mi coño se llenaba de un liquido pegajoso muy caliente.......gemía ,respiraba, me retorcía fue un orgasmo fuerte y enloquecedor. Un susurro salió de mi garganta que no acertaba gesticular palabra ,en realidad ni yo misma , sabía lo que decía, pero que era fiel reflejo del momento lleno de pasión y voluptuosidad que habíamos vivido, nos abrazamos ,quedamos juntos unos minutos sintiendo los latidos de nuestros corazones .

Nos vestimos ..... como si no hubiera pasado nada aparentemente , nos dirigimos de nuevo al salón para seguir bailando . pero Ramiro ya estaba envuelto en mi maraña ya era mío y ......no pensaba renunciar a él .......al menos ......durante el viaje .

Habíamos encontrado la pieza que ambos vinimos buscando al crucero de los corazones .....solitarios .

Volver al Inicio de Relatos


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: