Relatos Leído: 12365 veces.

AEROTICA - En un bosque de la China - Relatos Eroticos - Relatos Eroticos Sensuales, de Sexo, Gratis

Alcirita no se priva de nada.

Al rubiecito le eché el ojo apenas lo ví. Con tu carita de niño bueno a mí no me engañas, pensé. Como alumno no es nada de otro mundo, prepara sus lecciones para aprobar, nada mas. Pero como hombrecito se las trae, una mañana y a pesar del mucho frío lo observé erecto, cosa que intentaba disimular mientras daba su lección, al frente del aula.
Me distraje unos instantes tratando de descubrir la causa de su entusiasmo. Sospeché malas costumbres ya que el colegio es solo de varones, y me prometí investigar un poco al rubiecito sospechoso de encular o ser enculado, o ambas cosas, que de todo hay en este valle de lágrimas. Días después, un martes, pasé por mi confiteria favorita, de la cual soy una de las mejores clientes demás esta decirlo, y allí estaba el angelote comprando unas masas rellenas de chocolate y crema pastelera. Me saludo con respeto pero ví, o imaginé, un brillito malicioso en sus ojos negros.
Relatos - Alcirita no se priva de nada - Gorda El diálogo surgió con facilidad ya que hablamos de la mutua afición a los dulces, sobretodo a los de chocolate y crema pastelera. Una de las ventajas de "La mallorquina", nombre de la confiteria, es contar contra una de las paredes con un mostrador de mármol un poco mas angosto de aquel, en que se entregan las compras. En él se pueden saborear masas recién hechas sí, y me pasa a menudo, ataca la gula.
Mientras conversábamos, de sabores y texturas, se me ocurrió poner a prueba a Sebastián y terminar con mis dudas: ¿era o no era?. No es la primera vez, en mi carrera docente, que me despacho un alumno, y a veces muy raras veces también una alumna, pero ellas son mucho mas remilgadas, y de no ser una iniciada cuesta mucho hacerlas protagonistas de "su debut" conmigo. Pero con Sebastian fue fácil, le pedí, argumentando falta de tiempo, que pasara por "La mallorquina" el jueves por la tarde ya que es el día de las tortas de crema, manteca y coco. Le adelanté dinero para la compra, con los jovenes soy muy cuidadosa en ese tema, y quedamos en que la trajera a mi casa a la hora del té.
Una cosa lleva a la otra, dice una amiga, apenas habíamos dado cuenta de la mitad de la torta y me relamía mirando el resto cuando Sebastiancito, por descuido, derramó un poco de té sobre su pantalón. Me levanté para ayudarle a secarse, el té estaba muy caliente, cuando descubrí con alegría que el muchachito manifestaba un entusiasmo similar al demostrado, al frente del aula pocos días atrás. Tan rápido como mi peso lo permite me quité toda la ropa, menos las medias, y subí a mi sillón favorito. Adopté la postura mas accesible, en todo sentido, y abrí las piernas. Sebastiancito comenzó a lamerme.
Por la dedicación y técnica empleada merecía una nota mucho mas alta que por cualquiera de las lecciones dadas hasta entonces. Poco después yo comenzaba a sentir la agradable cercanía de una corrida, y no de toros precisamente. Mientras me corría y chilllaba de puro gusto, se me ocurrió, malabares de la mente, si le gustaría a mi tesorito untarme de chocolate, crema pastelera o ambos y saborear la mezcla con un ligero toque ácido.

Prylidiano Buster.

Volver al Inicio de Relatos


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: