Poesia Leído: 2928 veces.

Untitled Document

Eromancia

Serie de descripciones poéticas de la sexualidad.


I
Onanismo

He tenido sueños
Las frustraciones de la realidad
Donde coros obscenos
Cantaban los himnos salados
De una fe lúbrica
Sueños de humedad pura
De ensoñación impura
Mezcla de clavos sagrados
De espinas feroces
Que marcaban mi piel
Con los signos del pudor.
Colocaba mis manos pequeñas
Sobre mi gran escrutador
Como intentando cubrir
Con un dedo el sol.
Luego los destellos
Ese fragor de noches solitarias
Cuando cojea la virtud
En que la mano izquierda no ignora
Lo que la derecha asfixia.
Y ese estrangulamiento fiel
En la lealtad de su pasión
Hace estremecer la furia
De la santidad obligada.
Cada noche religiosamente
Cumple con los votos de su fe
Manchando la nieve
Restallando sus insultos
En la ira incontenida
De su soledad despierta.
Giro en redondo
No veo salir el sol.
Un velo de noche son mis párpados
Que no quieren ver
Porque no pueden tener.
La infamia de la vida entonces
Como una mala película
Se revuelca en el estiércol maduro
De los sueños que nada son
Sino frustraciones de la vida.

II
Miembro

Árbol, madera de látigo
Mango férreo nacarado
Doloroso tótem impasible
Tu llanto espeso es el mío.
Solitario infinito y mudo
Ciego testigo de mil batallas
Aventurero de incontables selvas
Descansa un instante dormido
Como murciélago ebrio.
Tu despertar es mi evangelio
Tu trabajo noble sufrimiento
Hundido en imágenes inconfesables
En profundidades inexplicables.
El calor te fortifica
El cansancio te derrite
Tu lánguida alegría indudable.
¿Qué harías sin mi mirada turbia?
Eres mi mejor amigo
Mi enemigo traicionero.
Eres el arma invencible
Que nunca hiere ni mata.
Eres mi suicidio exquisito
Que llorando me vences
Dándome mil muerte voluntarias
Gratuitamente.


III
Vulva

Son todas tumbas donde deposito mis pecados
Donde se estrella la tempestad de mi alegría.
Diosa de ensortijados cabellos
Medusa que vuelve en piedra
Mi deseo, canoa quejumbrosa
Barco que pide mástil
Con una vela henchida de fantasías
Navegamos juntos por el océano
Nacarado de agridulces aguas.
Cada viaje una aventura
Cada aventura un combate.
El ancla cae, se detiene el sol
taciturno.
¡Háblame flor centellante!
Mueve tus labios salados
Cuéntame tus historias
Tus triunfos y fracasos
Los dramas y los chistes
Que te han maculado.
Quiero saber de ti
Alada fruta de fértil semilla
Tus secretos rosados.
Enumera los paréntesis
Que has puesto a la exclamación.
Te juro llenar contigo
Cien páginas más de lo mismo
Y cien más por cada furor conseguido.
Eres amanecer y crepúsculo
Todo uno y lo mismo
En ti el tiempo no existe
El vértigo ocupa su sitio.
Llamaradas de húmedo fuego
Eres universo, devoras a los invasores
Que en furioso ataque buscan victoria
Y enamorados acaban en la tierra madura.
Puedo sentir la sangre que fluye inquieta
Sin saber su destino.
Puedo palpar los aromas con mi dedo ciego.
Puedo sentir tu fuego más no tu silencio.
Oh, veta de ensueños, todos lloran por ti,
Todos lloran en ti.

IV
Bustos

Son olas
Olas de carne
Son olas de sueños
Blancas morenas serenas
Henchidas crispadas dormidas
Anchas frágiles erguidas.
Son olas duras
Son blandas y suaves mareas
Que en sí mismas fluyen
Salvajes o tiernas
El viento de mis caricias las mece.
He puesto mis palabras en ti
En el pétalo de tu cima
He marcado con mis rocas
Blancas y uniformes
Mi dolorosa promesa
Mi testimonio de locura
Que en mí despiertas.
Y he andado tu camino
En tránsito continuo
Entre cada una de tus ondas
Con mi mudo testigo.
También allí he llorado
Mi blanco llanto de feliz derrota.

V
Grupa

Es el mundo el más bello
Doble planeta perforado
Donde el rodar de mis yemas
Más han gozado.
Curva universal
Belleza del álgebra carnal
Insultante grito visual
De armonioso devenir.
Te veo pestañear a cada paso
Te veo sonreír por la atención.
Oh, soberbia dualidad
Que te burlas de la ilusión.
Polifemo ciego de boca vertical
Déjame ser tu lazarillo
Guiarte por los caminos
De lo negado
Apoyada en mi cayado.
Quiero pasear mis papilas
Por tus valles y tus lunas
Por tus dos mundos atados
Por un vacío.
Eres en virtud del deseo
Un sol rutilante
De ti estoy enamorado.

VI
Muslos

Son mis amigas ambas
Y las amo
Porque sostienen el templo de mi devoción.
Detenidas en el espacio
O corriendo el universo
Siento su llamado musculoso
Sus tensas cuerdas musicales
Que fustigan el sonido
Del deseo.
Juntas me incitan y detienen
Separadas son mi ansia
De llamada de aroma vertical.
Cunetas de la senda vertiginosa
Blancas o morenas guías
Hacia el templo sideral.
La gracia de sus paseos
En el vaivén de su andar
Son en la nieve de la tela
Dos alas poderosas
Que piden que claman
Que abrazan sin cesar.
Columnas de mármol nacarado
Su derrumbe final
Es el mayor placer
El más deseado.
Cuando tendidas y laxas
Como ruinas griegas lejanas
Toda una historia
De dulces guerras libradas
Rememoran.
Suaves pilares cretenses
Tu destino perenne
Es la boca rosada del oráculo
Donde cada invasor busca
La respuesta silenciosa
De la felicidad.

VII
Puños

Sutiles tenazas
Ramas de un árbol frondoso
De frutos que maduran
Al golpe de mis roces.
Sentirme atrapado
Entre sus blancos tentáculos
Pálidas suavidades
De delicada fortaleza
Es una experiencia voraz.
Sigo tu camino
Desde la gruesa partida
Hasta el perfecto final
Que como una flor
En cinco pétalos se abre
Y se cierra en mi ardor.

VIII
Labios

Vulva tendida de armas nacaradas
De ti fluye el placer de mis tímpanos
Y la serpiente húmeda y viva
De largas caricias
Que levanta la lápida
De mi completa resurrección.
Por ti navegan furtivas
Las señas silenciosas del deseo.
De ti manan cautelosas
Las llamaradas del fuego interior.
Tú causas mi elevación
La redención de las fuerzas disipadas.
Tus caricias sonoras son brasas
Son tormenta son borrasca
Son lamentos y fatal siroco.
Los sonidos de tu alma
Son murmullos son suspiros
Son gritos incontenidos
Gruñidos salvajes de ternura
Gruesos sentidos enervantes
Agradecido sentimiento.
De ti espero lo profundo
La verdad que vivifica
Las señales compasivas
Y las súplicas mordaces.
Cada latigazo de tu sentir
Despierta en mí la furia
Que hace más viva la vida.
Muéstrame tu blanca alegría
Para poder morir en paz.

Volver al Inicio de Poesia


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: