Opinión Leído: 2673 veces.

Untitled Document
Introducción - Los zapatitos me aprietan

Bizarre Introducción


Gracias a la generosidad del coleccionista A.M, accedimos a esta reedición, hecha por la Editorial Taschen de la revista Bizarre. Veinticuatro números entre 1946 y mediados de los cincuenta en los que su director y también fotógrafo John Willie’s logró, conjeturamos, poner en escena algunas de sus fantasías, y en su no menos célebre Correo de lectores, estos demostraron estar a la altura de las circunstancias que Bizarre demandaba.

Los cuerpos femeninos, desnudos o vestidos, entrevistos en ocasiones, fueron para John Willie's un tema excluyente. Un todo que reiterándose en imágenes siempre era mas que las partes. Desfile de ropas de cuero y caucho, hule y sedas, máscaras, velos, trajes de baño, esposas, grilletes, fustas, arneses, espuelas y zapatos de formas y tacos desmesurados, objetos todos de sueño…. o pesadilla.

Pero comencemos por el principio: primera sorpresa Bizarre en inglés: original, raro (The Bantam New Collage, Spanish and English Dictionary) no es lo mismo que en español: iracundo, valiente, generoso, lucido, espléndido. (Diccionario de la Real Academia).

Nos ceñiremos, literalmente, dadas las aficiones de Bizarre al significado en inglés. De paso vale el comentario sobre el desconocimiento de nuestro idioma, por parte de muchos habitantes de la orilla mas poblada del Río de la Plata, que no vacilan en calificar como bizarro, tanto a un tipo de cine de pésimo gusto y peor realización como a todo aquello que, se supone, escapa a lo convencional.

Bizarre, la revista rara, depara algunas raras perlas. Por su Correo de Lectores nos enteramos de la existencia en el Buenos Aires, de inicios de los cincuenta, de un elegante y refinado club privado o cabaret llamado "Mujerados". Este lugar, posteriormente clausurado por decisión gubernamental, supo atraer a hombres y mujeres aficionados a travestirse. Principal razón de ser de "Mujerados". La fama del lugar cruzó fronteras, de algún modo también lo hacían sus parroquianos.

 

Volver al Inicio de Opinión


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: