Opinión Leído: 2315 veces.

A propósito del Alexander de Oliver Stone



Respetamos la obra cinematográfica de Oliver Stone, decimos que es un buen director de cine, que no es poco, pero al acometer para las masas una versión de Alejandro Magno cometió, en la opinión de Aerotica algunas pifias. Una de ellas tiene que ver en como trata la relación de Alejandro con su amigo de la infancia, luego amante, lugarteniente y consejero Hefestión.

Las de ambos es una relación amorosa entre iguales, en este caso dos varones, que son esencialmente guerreros. En la concepción de los griegos de esa época la
persona amada, el objeto del deseo o pasión podía ser y era, indistinto, es decir no se producía un reemplazo de la mujer por un varón. Y mucho menos el varón se mimetizaba con gestos y rasgos femeninos, como vemos en el filme: un Hefestión de párpados maquillados, con la gestualidad de una ninfa a la hora de ir a la cama con Alejandro.

Complejo tema el de la sexualidad en la Antiguedad Clásica, erróneamente fácil de simplificar, remitiendo a lugares comunes de nuestra cultura contemporánea ese vasto entramado de amistades, aceptaciones, rechazos, seductores y seducidos, preceptores y discípulos. Queda pendiente, quizás no sea el cine el género mas adecuado, una visión madura de lo que se trataba en verdad. A manera de sucedáneo recomendamos, para aquellos interesados y que aún no lo han hecho la lectura del tomo II "el uso de los placeres", de "Historia de la sexualidad" de Michel Foucault, cuya portada puede verse en Aerotica.

Volver al Inicio de Opinión


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: