Opinión Leído: 2733 veces.

Adán en Buenos Aires



A mediados de la década de los sesenta comenzó a publicarse en Buenos Aires la revista Adán de la Editorial Abril, autodefinida como "Entretenimiento para gentilhombres". ¿Cómo se entretenían los gentilhombres de la época?

Un postulado de Adán consistió en recrear la realidad falseándola un poco: cándidos gentilhombres podían intentar encontrar bellísimas jóvenes que moraban en fotogénicas mansardas y torrecillas de algunos viejos edificios del centro de Buenos Aires, una de ellas en Reconquista y Paraguay, literalmente sin ir más lejos.

Para los hacedores de la revista, la ciudad parecía ser un espacio de omnipresente seducción, generalmente entre hombres y mujeres elegantes, talentosos, que podían citarse en bares, restaurantes, clubes y hosterías recomendados puntualmente por Adán. Pero la revista no era sólo eso. Las secciones de artes plásticas, literatura, cine y música eran excelentes. En uno de sus números, por ejemplo, se narraba en profundidad la historia del ahora conocido, lamentablemente no por sus méritos artísticos, mural de Siqueiros realizado en un sótano de una casa quinta de las afueras de Buenos Aires perteneciente entonces a Natalio Botana, creador del vespertino Crítica. Y, curiosamente, también los primeros artículos, algunos traducidos del inglés, versaban sobre metodologías empresariales, novedosas en los años sesenta.

Y además… las playas: Villa Gesell en primer lugar, "la Villa" o "Gesell" como se la llamaba por entonces, Pinamar y también Punta del Este mucho antes del "aluvión zoológico" de los noventa. Villa Gesell era un lugar donde en verano, pero también en las otras estaciones, se disfrutaba del paisaje y de cierta bohemia, en realidad el comienzo de una mayor libertad sexual de los jóvenes, permitida por "la píldora". Si hubo un autor e intérprete de la Villa y su peculiar estilo este fue Carlos Barocela, hoy casi olvidado, que en bellísimas canciones cantó a "aquellas noches anchas bajo el cielo, cuando tu piel se acostumbró a mi mano y mi frente a la sombra de tu pelo".

Volver al Inicio de Opinión


Enviar a un amigo por mail

Puedes recomendar este texto a tus amigos si lo deseas, completando el siguiente formulario. Ellos lo recibirán en su casilla de correo.

Nombre:
E-mail: